top of page
  • juansoledo1

La cosa




Quizá la cosa lo había poseído o quizá la cosa había ocupado su lugar. Seguía teniendo cabeza, tronco y extremidades pero ya no era lo que antes fue. Salía de su casa y observaba cómo todos, con asco, se alejaban de él. Al principio, sonreía y se decía a sí mismo que era mejor así, que era mejor ser esa cosa que lo que antes era. Pero ahora, cuando tenía que vérselas con su mujer, la situación cobraba un cariz distinto, pues, ¿cómo poder seguir pareciendo un hombre delante de ella? Y más aún, ¿cómo introducir esa cosa en el hermoso cuerpo de su amada?



Juan Carlos Román Trujillo











39 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

El olor

Comments


bottom of page